JoomlaLock.com All4Share.net
Insisten en que el SARS-Cov2 fue creado en un laboratorio chino
Li-Meng Yan es una médica viróloga china que se hizo mundialmente conocida por denunciar que el nuevo coronavirus SARS-Cov-2 fue creado en un laboratorio de ese país, por lo que en junio pasado huyó a los Estados Unidos y comenzó a explicar el presunto origen artificial del virus. Ahora publicó un informe científico en el que avala su hipótesis y criticó a las revistas científicas por "censurar" investigaciones similares. La mujer, que escapó de China tras advertir a las autoridades sanitarias sobre la letalidad del brote y ser silenciada y presionada por el gobernante Partido Comunista, publicó junto a otros tres médicos un informe en la plataforma abierta Zenodo en el que explica que el SARS-Cov-2 fue "creado convenientemente" dentro de un laboratorio durante medio año y que "muestra características biológicas inconsistentes con un virus zoonótico natural". Respecto al presunto origen natural del nuevo coronavirus, que habría sido en un mercado de animales salvajes en la ciudad china de Wuhan, Yan entiende que esta teoría, "aunque ampliamente aceptada, carece de apoyo sustancial"; mientras que "la teoría alternativa de que el virus puede provenir de un laboratorio de investigación está estrictamente censurada en revistas científicas revisadas por pares. No obstante, el SARS-CoV-2 muestra características biológicas que son incompatibles con un virus zoonótico de origen natural". "La evidencia muestra que el SARS-CoV-2 debería ser un producto de laboratorio creado utilizando los coronavirus de murciélago ZC45 y/o ZXC21 como plantilla y/o columna vertebral. Sobre la base de la evidencia, postulamos además una ruta sintética para el SARS-CoV-2, lo que demuestra que la creación en laboratorio de este coronavirus es conveniente y se puede lograr en aproximadamente seis meses", insiste. Al conocer los primeros casos de coronavirus, Yan se desempeñaba en la división de ciencias del laboratorio de salud pública de la Universidad de Hong Kong, un centro de investigación de enfermedades infecciosas de la Organización Mundial de la Salud. Entonces comenzó a investigar el brote. Pero tiempo después, ya fuera de su país, la doctora afirmó que los hallazgos científicos de su equipo fueron suprimidos. Luego, en abril, viajó a Los Ángeles, donde también aseguró que el coronavirus "proviene de un laboratorio de Wuhan controlado por el gobierno de China", recordó el diario La Nación. Yan no es la única profesional que denuncia a las autoridades chinas desde que comenzó la crisis sanitaria. El científico Yuen Kwok-yung, también de la Universidad de Hong Kong, afirmó semanas atrás que el gobierno de China sabía que el nuevo coronavirus podía propagarse entre humanos y no dijo nada.
Comparte este artículo
Top