JoomlaLock.com All4Share.net
El caballo bayo y la muerte
“Miré, y vi un caballo bayo. El que lo montaba tenia por nombre Muerte y el hades lo seguía: y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad y con las fieras de la tierra.” Apocalipsis 6, 7-8.
 
Las mentiras recurrentes del mejor equipo de los últimos cincuenta años, nos ponen de bruces con la triste realidad que nos toca vivir en estos tiempos, la cronología de estos 29 meses de gestión nos dejan en el camino del abismo.
 
Los procesos por los cuales transitamos en nuestra república, se encuentran teñidos de nubarrones que ahogan la esperanza de miles de argentinos y ponen en jaque la principal condición humana que dignifica al hombre y la mujer, el trabajo. 
 
La lluvia que caería para crear un vergel de esperanza, se transformó en una lluvia acida que corroe nuestras esperanzas de trabajo, perdiéndolo, precarizándolo, o flexibilizándolo, como con el nuevo proyecto de reforma laboral que se enviará al congreso de la Nacion.
 
La terminología de “daños colaterales”, la impusieron los sectores vinculados al complejo armamentístico militar de los Estados Unidos, para disimular la muerte de civiles y niños en cada una de sus incursiones que desplegaban en cualquier lugar del mundo, no responsabilizándose de los asesinatos que cometieron y cometen.
 
El proceso es claro, milimétricamente planeado para favorecer a los sectores amigos del gobierno, generar una fuerte inestabilidad. Ante cualquier estornudo que se produzca en cualquier parte del mundo, los daños colaterales que se generan son de una dimensión enorme.
 
El camino también planeado, el arreglo con los holdouts, la liberación de los sistemas financieros, eliminación de las retenciones al sistema agro exportador y minero, la eliminación de la obligación de liquidar las divisas y por último, en esta primera etapa, la liberación del sistema cambiario.
 
Soy de los que no cree que sean inoperantes en su gestión. Más bien es un plan orquestado a la perfección para ponernos de rodillas a los argentinos siguiendo el mandato de la generación del `80, de un país agro pastoril.
 
Luego viene el endeudamiento sistemático con los capitales extranjeros, donde los funcionarios tienen fuertes vínculos con esos sectores. Nicky Caputo es un ejemplo claro de esta relación carnal ¿es bueno o malo el endeudamiento? Esta respuesta necesita de una más ¿para qué?
 
La lluvia de inversiones que llegó al país fue a parar a la timba financiera, no al sector productivo. Un ejemplo claro las LEBAC, conforman un sistema que le permite a los inversionistas traer sus dólares, pesificar, obtener utilidades extraordinarias, adquirir nuevamente dólares más un 30% de utilidad en la divisa y llevárselos al exterior como lo aconsejaron las consultoras internacionales en ese momento.
 
¿Quién desea invertir en el sistema productivo con tamañas ganancias que se generan producto de la especulación financiera? En principio nadie, la corrida del dólar de estos últimos días muestran con claridad que los que ganan son los sectores concentrados de la economía, en detrimento de los sectores asalariados. Las cifras son tan escalofriantes que dan miedo, se llevaron casi 9000 millones de dólares en estos últimos días, a un promedio de 130 millones diarios. Una verdadera locura que solo daña a los que menos tienen.
Las tarifas golpean a las familias, incrementos en la luz que rondan el 1600%, provocan menor capacidad de compra a los asalariados. La fórmula se completa con la negociación de paritarias a la baja que trae como consecuencia directa la pérdida del consumo. La ecuación es tan perversa que termina perjudicando a la producción nacional, por otro lado, generan mayores costos en los sectores industriales dejándolos fuera del mercado para competir, generando un problema inflacionario, como un espiral imposible de detener.
 
La disminución de las barreras arancelarias de importaciones destruye a la pequeña y mediana empresa argentina, también a los productores agrícolas de las economías regionales. La consigna del libre mercado se impone por doquier, cuando en el mundo se protegen estos sectores que son generadores de mano de obra.
Incertidumbre, es la premisa de este gobierno como lo expresaba el ex ministro de educación y actual diputado nacional Esteban Bullrich, el cóctel es destructivo y la situación se torna angustiante, generando mayor desocupación.
 
La inflación que llevamos en casi tres años de gestión ronda el 75%, es un síntoma claro de que las políticas monetarias de corte ortodoxo no sirvieron de ningún modo para frenar la escalada que parece no tener fin.
 
El anuncio del futuro salvataje financiero, sólo hace calmar las turbulencias del mercado, lo único que hará es comprar tiempo y no mejorar los problemas estructurales de la economía. Es la calma que anuncia la tempestad, no sé cuándo pero el momento llegará. 
 
El sistema genera miles de despidos en el sector público y privado, con ello el hambre de amplios sectores de la población. Todo está preparado para el arribo del Caballo bayo, ya no con el nombre de muerte, sino de F.M.I.
Modificado por última vez en Martes, 14 Agosto 2018 10:14
Top